Feeds:
Entradas
Comentarios

Simona y Tino nos recibieron en Motril de la forma más amabilísima que se podia recibir a unos estraños con cámara de video. No todas las personas son iguales asi que déjense de prejuicios.

Anuncios

Un par de helicópteros Apache sobrevuelan Bagdad en 2007, en las imágenes un periodista de la agencia Reuters cláramente identificado con su cámara y su ayudante. Los militares disparan a sin discreción y los matan a todos, incluso disparan a la furgoneta que ayuda a uno de ellos. Unas imagenes impactantes no apta para todos los públicos y que lo da en portada el país digital hoy. Se mofan incluso de la buena puntería. Dos palabras. Hijos de puta!

 

Conocí a Inma en el Congreso Andaluz de Voluntariado en febrero de este año. Reportajeando no dudo ni un minuto en concederme un total para el susodicho video.  Gracias a ella, conocí al resto de la tribu. Alumnas modélicas, chicas inteligentes y sapiencia desmesurada. Imagínense  ráfagas de viento de 60 kimoletros hora por lo menos. Asi estaba Vejer de la Frontera el día de la grabación. Muy amablemente nos atendió la madre de Inma ofreciéndonos una merienda de postín que de no ser por el apremio con el que vamos siempre, de buena gana ya hubiera estado yo sentado comiéndome unas magdalenas vejeriegas. Luego fuimos a casa de Patricia, al principio reticente y con la mirada de desconfianza. Normal por otra parte, se presentan tres tios en Vejer de la Frontera con una cámara para hablar sobre sexualidad en la juventud. Demasiado que no salieron huyendo. La señorita Paula se había ataviado de arriba abajo con todos los complementos que se podían llevar. Y Vanesa que no la esperábamos, fue todo un descubrimiento de sinceridad, educación y corrección.

El pueblo de Vejer es una maravilla. Ya había estado con mi ex callejeando y durmiendo en una idílica casa reformada encantadora, cuando todavía no eramos nada. Simplemente un arrebato nos llevó alli. Esto no les interesa. El caso es que la pureza de sus casas, los rincones angostos y escapados y la mirada incrédula de la gente observando como cuatro chicas con sus tres acompañantes, eran avasalladas por un un cámara, eran una delicia. 

Es sorprendente y lo contábamos camino de San Fernando donde se rodó la siguiente parte del reportaje que despues no fue emitida, como sin conocer de nada a una persona te abren su corazón. Las cuatro conversaron con nosotros acerca de sus inquietudes, de sus ganas de disfrutar la vida y sobre todo de su prudencia a la hora de hacer las cosas. La más inquieta, Inma pero es por vocación. Toda una futbolista llamada a Málaga para competir que no podía reprimir la aceleración que experimentaba su cuerpo al contacto con el balón.

Hablamos de relaciones sexuales, de métodos anticonceptivos, de la formación que tienen con respecto a los embarazos, ETS y el aborto. Las ideas las tienen bastante claras y en el reportaje he intentado que se les notara. Si se las encuentran por la calle, salúdenlas con todo el cariño del mundo porque son excepcionales.

Paco

Con Paco ocurre como con esas personas que no te esperas. Dos semanas antes había viajado con el coche hasta Cádiz para intentar hablar con un chico que comía en los comedores sociales de la ciudad y que era simpático. No sabía nada más de el. Con las personas que duermen en la calle sucede que nada es como te esperas. Llegué a uno de los comedores situado en el centro de las callejuelas de Cádiz, esto fue hace dos años disculpenme si no recuerdo los nombres, también por prudencia. Alli amablemente la asistenta social que coordinaba el centro me dijo donde solía estar Paco, pidiendo. Allá que me fui preguntando uno a uno hasta dar con un chico que me dijo que a la hora que era estaría comiendo en otro de los comedores de la ciudad, cerca del mecado de abastos, por detrás de la maravillosa plaza de las flores situada frente al edificio de correos. En la puerta del comededor me sorprendió que la mayoría no superaba los 35 años de edad. Al fondo y sin hablar con sus compañeros comensales estaba Paco con el plato de lentejas a punto de subyacer a la cuchara. Gordo, con mirada benévola e inquieto.

Quedamos para el lunes siguiente y comenzar la grabación. Su amigo David, un polaco que presumía de no ser de la calle, a pesar de deambular por alli, hizo me hizo de guía y prácticamente de productor del reportaje.

Donde empieza el video es donde nos encontramos a Paco, soportal del Berska con una salida de aire caliente que le mantenía vivo en un mes de enero gélido. Entre mantas agujereadas y metido en el saco de dormir pasaba esa noche alli. Ayer fue otro sitio y al día siguiente cambiaría. Eso si siempre con Lua, mezcla de pastor aleman y algo raro. Los motivos por los que estaba en la calle son difusos, tampoco me interesaba mucho el porque. Si algo bueno tiene el programa es que no pretendemos juzgar a la gente. El estaba en la calle y punto. Y eso es lo que queríamos ver, como se desenvuelve alguien que no tiene techo.

Todo el mundo en Cádiz le conoce, su caracter afable y bonachon ha hecho ganarse el cariño de aquellos que se lo encuentran por la calle. A la llegada al mercado su buen desayuno, financiado por nosotros, obvio, y a buscar curro. Ya sabía de sobra que era pronto para encontrar algo, pero aún asi y por un botellín busca cambio a los bancos para los puestecitos. El mercado de Cádiz tendría que ser proclamado patrimonio nacional. Si van a Cádiz dense una vuelta por dentro y simplemente afinen el oido. Compren alguna fruta y cómansela dentro observando la de personajes que por allí deambulan. En los alrededores se genera un mercado paralelo de curiosidades variopintas donde puede encotrar de todo. Desde la primera cinta de casette del Fary, hasta una quebrada Nancy. 

Al cierre del mercado y como ven comienza a trabajar. Y después una ducha. LLevaban los mendigos de la tacita como un mes sin las duchas públicas que el ayuntamiento tenía habilitadas detras de la plaza de las flores. Tenían que acudir a la playa a ducharse y arriesgar el tipo al agua fría. Nos contaba David, entre caladas de cigarro categóricas mientras se acicalaba nuestro protagonista, que de Paco se reía mucha gente, que lo había pasado mal y que habían intentado quemarlo en un par de ocasiones. La vida se nos antoja frágil cuando conocemos a deambulantes como ellos. La débil línea que separa la aceptación de lo contrario hace templar al más bravo. Cualquiera podríamos estar en la situación de Paco. Y esto hace pensar en la normalización, la integración, lo comunmente conocido. ¿Qué es más normal y quién es ordinario? El que vive postergado a una economía desigual con las preocupaciones de la visa o ese que disfruta tocando la flauta en la calle Ancha. Las frustaciones que nos rodean nos vienen generadas o las creamos nosotros. Paco es feliz así. No piensa en buscar un trabajo, ni formar una familia, no tiene preocupaciones en el caso de que estas lo sean. La falta de responsabilidades exime de ansiedades, intranquilidades, desazones. Al sonido de la flauta nos fuimos Eugenio, Gali, Rafa y yo satisfechos por conocer a otro de aquellos que con una sonrisa lo dice prácticamente todo.

Paloma

Es ella y sus movimientos toscos la quela hacen aparecer y desaparecer entre colores en cientos de teatros por todo el mundo. La belleza artística con un sólo gesto de las manos. Cualquier giro de cabeza explora una proeza si igual.

A las cinco de la tarde quedabamos con Paloma y sus compañeros, también con Gabriela, hija de la ya fallecida Maite León y fundadora de la compañía Psicoballet de Mayte León. Las caras a la llegada eran de aúténtica ternura jamás he visto artístas con tanta devoción. Con síndromes de down, parálisis parciales del cuerpo… todos con alguna discapacidad que no hace mella en su trabajo.  Mientras Vanesa la realizadora y ótro de los grandes de la imagen, Galisteo, grababan luces y sombras, hablaba con alguno de ellos para intentar adivinar como sentían ellos, como lo experimentaban. Mi duda era si la experimentación artística se basa en un razonamiento de lo que ocurre o por el contrario es más simple y complicado a la vez, como para no razonar si quiera. Es decir, sería necesario que comprendieran lo que les sucedía para disfrutar o no. Como siempre y como ocurre con la belleza de lo no comprendido la respuesta era simple. Los sentidos no atienden a razones sino habría que buscar otro nombre para ellos.  En el pasillos ya estaban algunos ataviados con las mallas negras de licra para el ensallo. ¿Quien era el extraño? Cuando te mira una persona son síndrome de down nunca sabes que puede estar pensando de ti pero sólo transcurren 30 segundos y empieza a sonreirte, compruébenlo es algo fascinante.  Orgullosa la hermana de Gabriela e hija de  que tiene una discapacidad física se acerca para contarme que es la hija de Maite, lo dice y se va, fantástico. La música en el Lope de Vega comienza a sonar y salen al ensayo. La belleza de la imperfección lo que tiene es que hipnotiza, clavado en el asiento admirando movimientos angostos, torpes y con una entropía sublime. Los brazos no hacían la parábola perfecta pero en eso radicaba la magnimidad. El artísta a punto de quebrarse cuando el roto eres tú hasta que te tocan el hombro y te llevaban para hacer la entrevista a la directora de festival.

Paloma es otra de aquellas personas que no necesitan decir muchas cosas para maravillarte. Ella o cualquiera de sus compañeros llegan más hayá que cualquier artísta puede llegar, la superación y el reto de todos hacen que cuando se te caigan los ojos para descubrir otro mundo, ellos aparezcan bailando.